¿El fin justifica los medios en la ciencia?

Para el desarrollo de la ciencia es necesaria la libertad, es una exigencia que tenemos que cumplir si queremos evolucionar en cualquier ámbito científico pues es en la libertad donde se da espacio a la creatividad y donde emergen las ideas geniales que hacen avanzar poco a poco a la ciencia.

También la ciencia nos aporta libertad, en muchos ámbitos. Gracias a los avances tecnológicos no dependemos del clima, tenemos aire acondicionado que nos alivia el calor y calefacción que nos resguarda del frío, no dependemos de la naturaleza, hemos creado invernaderos y frutas genéticamente modificadas para poder tener alimentos durante todo el año, nos podemos defender de cosas tan naturales como el dolor, con analgésicos. Es decir, la ciencia necesita libertad para evolucionar pero a su vez nos da libertad para evolucionar nosotros de este modo vivimos en una metafórica simbiosis en la que ambos (el género humano, y la ciencia) salimos ganando, progresando.

Por otra parte aunque tenga libertad para evolucionar la ciencia tiene sus propios  límites, por ejemplo “el hecho de que la velocidad de la luz sea finita es un tope a la transmisión de la información”. Es decir que la ciencia está limitada en ciertos aspectos, por ejemplo, descriptivos, de la vida. En este caso aunque haya libertad, la ciencia no puede evolucionar.

Otro tipo de límites que pueden encontrarse son los relativos o éticos, que se refieren a que no todo lo posible es deseable. Aunque los avances científicos nos permitan ser capaces de lograr cosas, las creencias individuales de las personas no les permiten utilizarlas.

Estos límites relativos que están muy relacionados con las creencias íntimas de las personas, son evidentemente individuales y es esta idiosincrasia la que causa la problemática de la ética en la ciencia.

Actualmente los avances científicos nos han dado la capacidad de (por ejemplo) exterminar la naturaleza con las energía nuclear, esta situación exige un control y limitación de las armas nucleares porque los daños pueden ser catastróficos e incluso pueden limitar la vida humana, en este caso debemos poner un límite a un avance científico porque puede ser utilizado para medios que no son éticos. De este modo la ciencia debe ir unida al progreso moral, deben avanzar juntos.

En algunos casos podemos encontrar limitaciones éticas impuestas por el miedo al cambio, somos humanos y no nos gusta vivir en la incertidumbre. Como  dije al principio la ciencia nos da libertad, ha hecho que disminuyera el estado de incertidumbre en el que vivíamos los seres humanos, nos ha dado seguridad, pero a su vez ha generado nuevos problemas, nuevas incertidumbres que generan inseguridad y miedo a lo desconocido.

Hoy en día podemos observar que en las sociedades más científicamente informadas se realizan los mayores progresos científicos, esto es por que una sociedad que está informada  es más libre para decidir y está menos condicionada por los grupos de presión para tomar decisiones (el gobiernos, la religión…). Además la ciencia necesita cada vez más el apoyo ciudadano para su desarrollo.

Muchas personas basan sus valores éticos en creencias íntimas como es la religión.  Se han elaborado, sobretodo en E.E.U.U. muchas “investigaciones” a favor de la religión como “la religión es buena para los niños”, “la oración a través de Internet ayuda a los pacientes de cáncer”, “los asistentes a la iglesia viven más”, que respaldan los beneficios morales y comunitarios de la religión pero no son “científicos” puesto que no se prueba de forma científica que sea “la religión” la causante de la mejoría de los pacientes de cáncer sino, como se ha dicho en muchos medios de comunicación, varios procesos psicológicos y fisiológicos que tienen que ver con las emociones positivas de los pacientes. Entonces podemos sospechar que la ética científica en cuanto al diseño de la muestra, la privacidad de los pacientes, el estudio comparado con muestras control, o la evolución de éstos está siendo vulnerada. En este caso podríamos estar hablando del “ciencismo religioso” una ciencia, o tal vez estemos hablando mejor de “pseudociencia” que promueve los estudios que son favorables a las ideas religiosas.

Una sociedad científicamente informada sabe más y es capaz de opinar mejor aún con argumentos acordes a sus creencias íntimas, evidencia de esto es por ejemplo Reino Unido, cuyo Obispo de Oxford hizo un informe a favor de la investigación con células madre.

Finalmente, después de todos estos datos deberíamos preguntarnos muchas cosas sobre la ciencia, entre otras y en relación a la ética: ¿Cómo se utiliza? ¿De qué manera? ¿Con qué objetivo? ¿Con qué límites? Es necesario resolver estas preguntas no sólo para reducir la incertidumbre del ser humano en cuanto a en qué punto ético nos encontramos con respecto a la ciencia sino por que algo positivo como son los avances científicos pueden volverse algo negativo. Por ello la comunidad científica está de acuerdo en que la ética debe regular su actividad.

A este efecto se han creado los comités éticos, que son independientes del gobierno y trabajan de forma autónoma representando a todas las formas parlamentarias y que velan por un buen uso responsable del método científico. También existen los comités de ensayos clínicos que procuran que los experimentos que se realizan se encuentren dentro de la ley y de la seguridad pública así como de publicar y replicar los experimentos que se llevan a cabo para poder generalizar el conocimiento.

Referencias:
Etxenike, P. M  (2006, Octubre 19). El País.
Temo a quien quiere poner límites a la ciencia, pero también a quien no.

Deja un comentario