La comunicación tras la entrevista

Todas las mañanas cuando llego a la oficina la primera cosa que hago es leer los e-mails que tengo, contestar los que son urgentes, importantes, o que no me van a llevar mucho tiempo contestar y luego paso a mi lista de tareas de ese día.

Cuando abro mi e-mail suele haber uno o dos e-mails de candidatos con lo que ya me he entrevistado. La mayoría me suele preguntar por el proceso en el que están, suelen dejar un periodo “prudencial” después de la entrevista, más o menos unas dos semanas, y si no han tenido comunicación por mi parte, me escriben.

Este es un comportamiento que yo he alentado en las personas que he entrevistado, es más fácil para ellos, seguir el ritmo de sus candidaturas que para mi seguir a todos los candidatos que tengo en cada proceso (yo soy una y ellos son muchos).

Intento organizarme de tal manera que pueda contestar a todos los candidatos (al menos los que han venido a entrevista) cuando un proceso se cierra de que no han sido seleccionados, para que sepan que este proceso ya no es una opción, pero siempre puedo olvidar a alguno, traspapelar de proceso algún CV o simplemente es posible que el proceso se estanque. En estos casos como entrevistadora/reclutadora veo positivo que me envíen e-mails para requerir información.

En algunos casos me envían un e-mail el mismo día después de la entrevista, para agradecerme la oportunidad y hablarme un poco de cómo encajan ellos en la oferta. No lo suele hacer mucha gente, pero es una apuesta arriesgada ya que si todo el mundo lo hiciera perdería el valor que tiene, personalmente creo que solo debe hacerse si has salido de la entrevista con muy buen feeling y sientes que es “el trabajo de tu vida”.

En cualquier caso, siempre que envíes un e-mail al reclutador ten en cuenta:

  • Revisa la ortografía del e-mail, con un corrector automático o que te lo revise algún conocido.
  • Estructura el e-mail con saludo, presentación (di quien eres, en qué proceso estás,…), expresa lo que sea y cierra el e-mail con una firma con tu e-mail y teléfono (así no tendrá que buscarlo en tu CV si quiere contactar contigo).
  • Tu e-mail tiene que ser claro y conciso, no escribas un e-mail kilométrico, no sabes si la persona está ociosa o hasta arriba de trabajo, si quieres incluir tu CV o una carta motivacional, hazlo como adjunto.

Deja un comentario